miércoles, octubre 08, 2008

Yegua Sabi: Su primera vez

La primera vez

Toy más cansá que la xaxu y la neurona casi se me bota en huelga, así que decidí revisar mis "archivos secretos X" y ver a qué weá de mi vida le podía dedicarle un post.

Y caí en la cuenta que una rara vez cuenta la firme firme de su "primera vez". La mía jue como bien prematura, porque he sido caliente desde que las hormonas empezaron a hacer estragos en este cuerpito de sílfide que diosito me dió.

Corría el año 1989 y yo estaba en cuarto medio... era entera bracacachi y mi pololo (con quien llevaba como 5 meses pololeando) era un lolito tres años mayor que yo, entero sanito, de ésos que se bañaban todos los días, usaban su güen champú y su güena colonia y en general, era como rico.... pendejo, pero rico.

La cuhtión es que mientras pasaban los primeros meses de pololeo y el cuento pasaba de las tiernas frases de amor a las corrías de mano más descarás, empezamos a pensar en pegarnos el salto, echar a pelear los chascones o verle el ojo a la potato. Cabe destacar que tanto el mozuelo en cuestión como la damisela que escribe eran entera y totalmente vírgenes. Güeno... yo así como que vírgen-vírgen, que la Carmen era una alpargata al lado mío, no... pero todavía conservaba mi cuhtión casi-casi-casi intacta.

Y un día, al salir del Liceo (éramos proletas, no le íbamos ná a un colegio cuico), nos pegamos el pique pa mi casa, porque mi vieja trabajaba todo el día y mi hermano chico taba en la escuelita también, así que era como la oXión más factible, económica e higiénica (después a una se la sirvieron en lugares menos dignos, pero éso es pa otro post).

Y güeno, más nerviosos que monja con atraso, empezamos a incursionar... su beso loco por aquí, su agarrón de pechuga por acá... su metida ´e mano por más acullá... la cosa es que al lolo entre los nervios y el amor el que le jedi no se le paraba ni por siaca y yo ya estaba empezando a traumarme, porque una a esa edad cu...riosa siempre cree que todas las weás son culpa de uno (el hoyo en la capa de ozono, la caza de ballenas y el alza del precio del pan) tonces como que me empezó a dar la neura poh... Así que aplicando a todos los plan B, a la conversá, me disfracé de cheerleader y le empecé a hacer barra hasta que ese mastilcito (y era mastilcito no más, pa mi malacue) estuvo listo pa ponerle la bandera.

Finalmente, le achuntamos a la weaíta.... en el más literal sentido de la palabra. Duró menos que un peo en un canasto y eróticamente hablando, fue una de las cachas menos memorables de mi corta vida, pero obviamente y pa que no piensen que puro le doy al copi copi y que no tengo corazón... la weaíta todavía no se me borra, porque jue entero lindo y Yomántico. La cuhtión mutante es que después sentía como que me habían agarrado de cada pata y me habían abierto entera... una weá muy re loca, que me duró como una semana y que a punta ´e ca... tuve que quitarme, jejeje...

Otra cuhtión no se me borró más y la tengo como el otro trauma de mi vida... no soporto los weones que tiran con los calcetines puestos.

8 comentarios:

Lila dijo...

Wuajajaja

"El ojo a la potato" me salió una carcajada espontanea ajaja, menos mal que no había nadie al lado mio.

Ah si yo cuando perdí la virginity tambien sentía las entrepiernas como dislocadas y me costaba bajar las escaleras, fue con un pololo tambien pero no lo recuerdo con cariño, fue más un trámite no más, para continuar con el entrenamiento para convertirme en campeón jaja

Claudia Canifru dijo...

Jajaja, la lila y sus declaraciones!!!!!

Me da cuarquier pudor hablar de mi primera vez. Lo que sí diré que fue más fome que la chucha. Después se pone wendy la cosa.

Igual me daba como julepe, gueas de pendeja.

Saludos sita Sabi.

Artefacto dijo...

¿Por què nadie te dice que la weaita te va a doler màs que la xuxa?, que no es pa`nà romantico y que tendràn que pasar varias veces antes de sentir alguna custiòn?, nadie te lo dice.....

Al final la mayorìa de mis amigas fueron a la parà por puro saber de que se trataba..., como dijo la Lila... un tràmite...

Alejandro [FV] dijo...

jajaja... buena la declaracion, un factor en comun que he leido y sabido de la primera vez, es justamente que el socito dura menos que un candy y a la socita le duele (a parte que como dicen, lo hacen mas por curiosidad).

Mini2009 dijo...

ajajajajajaja qué wena historia, igual entera romántica ajajajaj ajjaja si eran unos pollitos, na que hacer... mi primera vez? mmm con un gil más experimentado... pero con el tiempo cero aporte... igual así como en "total" incluyendo todo y no sólo eso, lo pasé bien....

claudia_azocar_3@yahoo.com dijo...

La primera vez jajaja, para la risa, nada que hacer, como va ser posible que la primera sea buena, si uno no cacha para donde se mueve la micro, ni como es la dimensión de su propia cosa, no la cagada no mas, dolor nervio y mas agranda que la cresta uno tiene que poner cara de que te la sabi por libro, después de la primera uno dice para esto lesean tanto, por que uno encuentra ni tanto, las primeras veces después le agarras el gustito, no me imagino que a la primera salga de una todo bien, a menos que te metay con un vejestorio o algo por el estilo.

RAHM dijo...

intuyo que esas anécdotas de lugares menos dignos deben ser muy divertidas, mi primera vez fue en un año nuevo, fuegos artificiales...y champaña..

Angela dijo...

¡Digno de copia lo del peo en el canasto! Todavía me estoy riendo...pa'no llorar por los recuerdos de mi primera vez. ¡Fue un robo en descampado!, un abuso, una estafa, una verdadera desgracia. Pero obvio que la culpa es mía por meterme con un desgraciado. Lo más memorable es que encontré que Jacqueline Kennedy tenía toda la razón (lecturas de revista Paula). Según la crónica ella le dijo a su pierno de la primera vez con su cara más inocentona "¿¡Y eso es TODO!?"